ANTECEDENTES

*El crecimiento desordenado de la ciudad produce un desequilibrio que afecta el uso del suelo urbano y las zonas de reserva.

*Los modelos actuales de urbanización se han convertido en grandes consumidores de energía y recursos naturales y, como consecuencia, en generadores de desechos y masas contaminantes, lo cual propicia el deterioro ambiental.

*La dispersión y la atomización de los asentamientos humanos en el ámbito rural del municipio han aumentado, lo cual dificulta la dotación de infraestructura y equipamiento.

*La dinámica de crecimiento de la ciudad ha presentado desde la década de los años ochenta una tendencia de desarrollo metropolitano determinada por la influencia que ejerce en los municipios de la región.

*El incremento natural de la población y la migración de la zona rural, así como el generado por el movimiento social de 1994, provocan una enorme presión para el equilibrio urbano y la atención de sus necesidades.

*No hubo atención de los gobiernos para generar un sistema de planeación con mayor consenso y apego normativo hacia el desarrollo y el ordenamiento territorial.